Invertir en crisis, la otra cara de las dificultades

 

Una pregunta de todo inversionista es: ¿Sera una buena idea invertir en ese negocio que parece estar en problemas? Esta interrogante es válida para una persona, una empresa o incluso un país. El temor nos invade y en algunos casos, paraliza las posibilidades de una buena y fructífera inversión. En estos casos, lo esencial es la lectura que hagamos del entorno y de las posibilidades. A continuación te explicamos algunos aspectos para pensar en invertir en crisis.

El pasado. ¿Cómo llegaron a la crisis?

Las explicaciones pueden ser muchas y todas son el resultado de situaciones complejas y los escenarios eclécticos. Así mismo, las responsabilidades suelen diluirse para el momento del diagnóstico. Sin embargo, puede conocerse la historia de una crisis a través de las decisiones asumidas en lapsos variables.

Normalmente un año antes podemos apreciar un rumbo de gestión. Si la situación es anterior, se trata de un problema crónico y más difícil de asumir para resolver. Si por el contrario, se trata de una situación novedosa, puede deberse a un proceso coyuntural. Los cambios de gerencia son también determinantes porque explican la inestabilidad o el interés por resolver. El inversionista debe alejarse de todo entorno donde las decisiones se tomaron en función de circunstancias no financieras.

En la actualidad ¿Cómo manejan la situación crítica?

Invertir implica compartir un tanto de la gerencia actual, es decir participar de la visión de negocios. Por ello, el manejo de la crisis en el presente, indica la disposición para el cambio y sobre todo para la rectificación. Las administraciones en crisis deben ser flexibles y producto de la sinergia de todos los involucrados. El control absoluto, en manos de un solo o pocos directivos, sin escuchar otras voces probablemente sea la razón que los mantiene en crisis. De esta forma lo ideal sería que el inversionista prefiera gerencias flexibles, capaces de escuchar y sobre todo de asumir su parte de responsabilidad en la conducción hacia puerto seguro. Para ello, Roger Ma, un experto en planificación financiera destaca para la revista Forbes la importancia de acudir a un asesor financiero y como elegirlo.

En el futuro ¿Será rentable mi inversión?

Al final, se trata de analizar potencialidades del proceso productivo. Un factor importante es si el bien o servicio o conjunto de los mismos, mantienen vigencia de mercado en el largo plazo. Otro es la capacidad para administrar perdidas en el mediano plazo. Una empresa, persona o país en crisis, sabe que debe sacrificar algo para el bienestar futuro. Si existe esta disposición, es posible invertir con posibilidades de obtener resultados positivos. Otro aspecto a tomar en consideración es el retorno de capital sin mayores desembolsos en el mediano plazo. Es decir este tipo de inversiones deben ser planificadas y realizadas ajustándose a un plan predeterminado. Las variaciones en las condiciones de mercado, la gestión de sucesos o de posibles fugas deben evaluarse y limitarse a un mínimo posible.

Como podemos observar, se trata básicamente de saber qué pasó, qué están haciendo y qué debemos hacer para contar con verdaderas posibilidades de éxito. Estas suelen ser inversiones rentables, sobre todo si se aplican criterios firmes de inversión y trabajo.

Fuente: https://www.forbes.com/sites/rogerma/2019/07/25/forget-fee-onlyheres-why-harry-sit-thinks-you-should-find-an-advice-only-financial-advisor/#6a8e74cf44cd

Link para la imagen: https://pixabay.com/es/photos/dinero-ganancia-las-finanzas-2696219/

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad