5 consejos para que tu ciberseguridad sea efectiva.

¿Cómo protejo mis operaciones electrónicas?

La ciberseguridad en internet es crucial

Debido al inmenso creciminto global que ha tenido el internet, han habido una gran proliferación de hackers intentando accerder a tus datos sensibles en este aspecto la ciberseguridad efectiva y contundente juega un papel fundamental. El mundo se interconecta a un ritmo avasallante.

Lamentablemente, la sofisticación extrema ha provocado que los usuarios del sistema bancario se hallen vulnerables ante los más variados ataques cibernéticos y ya no resulte suficiente activar la doble pregunta de seguridad al acceder a sus cuentas para estar protegidos de terceros malintencionados.

Como otros sectores de la vida moderna, el de las finanzas encontró en el progreso informático un aliado que le ha permitido una gestión increíble de datos para manejar un sinnúmero de operaciones por segundo, todas ellas necesarias para mantener economías enteras a flote.

Dado que solo una parte minúscula de la población mundial posee un conocimiento profundo de las tecnologías informáticas, la mayoría de los usuarios con cuenta bancaria se encuentran en una situación de absoluta desventaja.

¿Qué factores hacen crecer las amenazas a la seguridad financiera?

En pocas palabras, la falta de conciencia y de educación sobre la ciberseguridad, en un contexto donde el sistema de banca en línea se extiende sin parar y el uso de dispositivos móviles es prácticamente una obligación.

A la falta de conciencia y de educación especializada se suma lo que Kevin Mitnick (como se lee en el libro Procesos y herramientas para la seguridad de redes, de Gabriel Díaz Orueta y otros) llama los cuatro principios básicos de la “ingeniería social”:

  • Todos querrán ayudar siempre a sus semejantes.
  • Existe una confianza innata hacia el otro en un primer encuentro.
  • La idea de decir “no” nos desagrada en una primera instancia.
  • El halago resulta siempre bienvenido.

¡Atención! El descuido en internet es mortal

A partir de las máximas de Mitnick, el phishing y otras formas de engaño cibernético han sido desarrollados por los delincuentes digitales, quienes buscan sin cesar los datos confidenciales de internautas incautos para utilizar el dinero, el crédito o las identidades de otros sin ningún escrúpulo.

Todos esos aspectos radican en lo que se considera el motivo principal de las fallas de seguridad más habituales en esa industria: el descuido. Por ello, quienes se encargan de proveer de seguridad un sistema informático procuran tomar en cuenta todo lo que lo compone, analizar su vulnerabilidad y valorar las consecuencias de un ataque.

Entonces, el comportamiento de los internautas no tendría por qué ser menos riguroso.

A continuación, te presentamos las cinco recomendaciones (mínimas) para proteger tu información más sensible al momento de efectuar operaciones bancarias online, y así hacer que tu uso del internet sea seguro.

  1. Elimina cualquier información emitida por tus bancos y que haya quedado registrada en tu computador o teléfono sobre tus cuentas, tarjetas, chequeras o movimientos.

  2. Utiliza contraseñas complejas para cada una de tus cuentas, servicios de mensajería y redes sociales. Para hacerlo apropiadamente, elabora largas cadenas de caracteres (tanto como permita el servicio en que estemos inscritos) que sean únicas y por completo aleatorias. Además, no olvides cambiarlas con frecuencia. Así, aunque los hackers cuenten con herramientas que les permitan averiguar relativamente rápido alguna de ellas, les costará un gran esfuerzo lidiar con todas, y el hecho de que descubran una no les facilitará dar con la siguiente.

  3. Comprueba tus movimientos bancarios regularmente e infórmale a tu banco de cualquier inconsistencia por los canales oficiales disponibles.

  4. Pide información a las empresas involucradas (Amazon, eBay, Facebook, etc.) cuando sospeches de alguna transacción a destiempo. A la mayor parte de las compañías les interesará siempre proveer el mejor servicio al cliente y atender cualquier requerimiento que les permita demostrar su ética corporativa.

  5. Suprime cualquier cuenta o tarjeta que tengas asociada a tus perfiles de redes sociales o correos electrónicos una vez que el bien o servicio deseado haya sido pagado, como las de PayPal o al solicitar una campaña de promoción de Facebook.

En resumen, un mayor conocimiento de las herramientas tecnológicas y la prudencia serán tus mejores guardianes cuando hagas uso de los servicios electrónicos. ¡No le temas a la bancarización!

Fuentes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad